Fuentes del derecho mercantil

fuentes del derecho mercantil

En sus orígenes podemos definir las fuentes del derecho mercantil tanto español como internacional como la parte del derecho privado enfocado particularmente en las relaciones llevadas a cabo por empresarios y trabajadores en relación a la actividad empresarial. Independientemente de que estas actividades sean actividades de comercio, de prestación de servicios o de un carácter más industrializado de creación de objetos. En resumen, las fuentes del derecho mercantil buscan dar solidez a todas las posibles variables del comercio de tal manera que todo aspecto jurídico comercial o mercantil que pueda darse, encuentre un elemento en la ley que le permita resolver cualquier tipo de irregularidad o incumplimiento de manera rápida, justa y eficaz.

Fuentes del derecho mercantil más importantes

Estatuto de comercio

El Derecho mercantil queda bajo el control  principal del estatuto del comerciante, el cual abarca toda una batería de normas jurídicas que son de aplicación tanto para los empleadores como a los trabajadores asalariados, enmarcando de esta forma las pautas de comportamiento socialmente esperadas en los contratos de trabajo.

[toc]

En este estatuto de comercio se crea la obligación para los empleadores o empresarios de registrarse en el Registro Mercantil y de anunciar de manera adecuada y pública diversos actos en caso de así marcarlo la normativa vigente del momento cuando las fuentes del derecho mercantil así lo indiquen. Al mismo tiempo, surge la obligación de llevar las cuentas anotadas de forma acorde al sistema legal establecido y que pueden ser pedidas en cualquier momento para su comprobación por parte de los órganos de comercio e institucionales que corresponda.

La constitución

En ella se marcan los principios fundamentales del derecho mercantil, en el caso de la constitución española del año 78 de la misma surgen el resto de ordenes jurídicas con validez legal que marca las pautas básicas que deben cumplirse en el derecho mercantil. Por supuesto, la Constitución abarca muchos más terrenos, pero en este caso nos centramos exclusivamente en el campo del  derecho mercantil y de los contratos que puedan darse.

Como instrumento primordial en la creación de leyes y normas básicas, la Constitución Española en este caso (fácilmente aplicable al resto de países con una Constitución parecida), dedica un apartado a la economía y todo su entorno relacionado tanto directa como indirectamente. Es decir, dentro de la Constitución existe una serie de normativas pensadas para servir como marco en el que encajar las actividades del trabajo y comercio.

Principios del derecho mercantil en la Constitución

Dentro de lo mencionado anteriormente, se dan una serie de principios fundamentales que siempre se deben cumplir para velar que el sistema financiero y económico quede protegido por el derecho mercantil de forma que las actividades económicas se vean potenciadas de forma adecuada.

Principio de libertad de empresa: Toda empresa que se cree en territorio español puede operar en cualquiera de sus comunidades autónomas con total libertad. Adaptándose en todo caso a la normativa adicional que pueda haber en dicha comunidad. Pero estas normas deben facilitar la actividad empresarial en todo territorio nacional.

El principio de libre competencia: Todo ciudadano tiene en su potestad la facultad de crear una empresa cuando lo desee de igual modo que dirigirla como estime oportuno (respetando las leyes obviamente) así como cerrar la misma libremente.

Estas normas y principios crean un mercado con solidez interna gracias al apoyo legal que la Constitución y las normativas mercantiles le dan y bajo ninguna circunstancia podrán crearse leyes que limiten de cualquier forma la movilidad de las personas o bienes materiales dentro de territorio nacional. Independientemente de que sean leyes y normas creadas por el Estado o leyes autonómicas.

Los tratados internacionales como fuentes del derecho mercantil

Los tratados internacionales, destacaremos como ejemplo los Tratados de la Unión Europea por el número de países que reúne en sus firmas, forman una parte importante del derecho mercantil. Esto se debe a que los Tratados firmados entre países tienen fuerza de ley, y son de obligado cumplimiento para todos aquellos Estados que firmen dichos tratados, considerándose como una ley emitida por el propio Estado. En lo tocante al Derecho mercantil los tratados internacionales suelen centrarse en la libertad de circulación de personas con objetivo laboral así como los bienes materiales con objetivo de comercio. Al mismo tiempo, se establecen unas normas comunitarias de cómo debe ser la competencia entre empresas así como detallar los comportamientos abusivos que limitar.

En cuanto al Derecho comunitario derivado, emanado de los órganos e instituciones europeas con competencia legislativa, existen diversos Reglamentos comunitarios sobre materias jurídico-mercantiles

El Código de Comercio

Este código era considerado como la ley mercantil de máxima referencia en el pasado ya que abarcaba un gran abanico de normas y leyes de todos los sectores. Con el tiempo el código de comercio fue perdiendo importancia al crearse leyes especiales con el fin de legislar con más detalle diferentes modelos de negocio. Entre estos modelos que contaron con leyes especiales para su sector está la ley de las sociedades anónimas o la ley concursal que establece cómo debe de ser el proceso paso a paso.

Leyes especiales de comercio

Como hemos mencionado al hablar del código de comercio, entre las fuentes del derecho mercantil fueron apareciendo leyes especiales para regular sectores que por sus características especiales necesitaban tener una normativa que abarcara todas las acciones posibles. También fueron utilizadas este tipo de leyes para crear e introducir leyes con finalidad de proteger la justa competencia de mercado evitando situaciones de abuso. Un ejemplo de este tipo de leyes del derecho mercantil español es la Ley de competencia desleal que se creó a inicios de los años 90.

fuentes del derecho mercantil

Existen diferentes fuentes del derecho mercantil, desde leyes oficiales, hasta costumbres habituales en cada sector

Usos y costumbres

Los usos y las costumbres habituales a la hora de comercial fueron la primera de las fuentes del derecho mercantil que existieron en sus inicios y son estas costumbres las que fueron dando forma posteriormente a las leyes del derecho mercantil de contratos y comportamientos aceptables que surgieron finalmente. Los usos se utilizan como fuente del derecho en caso de que no exista ninguna ley mercantil que pueda aplicarse a la circunstancia bajo análisis.

Existen unos mínimos que deben cumplirse para que los usos y las costumbres del comercio puedan ser consideradas como unas fuentes de comercio legalmente válidas, estos mínimos son:

    • Deben ser de uso generalizado en el sector en cuestión.
    • Lógicamente, tiene que cumplir las leyes vigentes para tener validez.
    • Los usos y costumbres sólo se aplican en caso de que no exista ley. Si hay ley, ésta prevalece por encima de los usos y costumbres.
    • Tan solo será considerado como una ley en el caso de que el comerciante se sienta en la obligación de cumplir con dicha costumbre.
Fuentes del derecho mercantil
4.56 (91.25%) 16 puntuacion[es]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *