Tipos de fuentes de la historia en las que documentarse

fuentes de historia

Cuando queremos conocer nuestro pasado y aprender de la historia para tener una visión más completa del mundo que nos rodea, tenemos que recurrir a múltiples fuentes de la historia que abarquen todos los puntos de vista posibles para no tener una idea sesgada.  Existe una gran variedad de fuentes históricas diferentes y algunas tienen más fuerza que otras a la hora de tener que evaluar lo que cuentan y tomarlo como cierto. Podemos decir que las fuentes de la historia son restos vivientes de aquellas épocas los cuales nos dejan ver cómo eran las cosas en aquel momento. A modo introductorio diremos que existen diferentes tipos de fuentes históricas, algunas dan información que analizar como los objetos de arte, las herramientas, las armas o monedas de la época, etcétera. Otras en cambio son fuentes escritas que directamente nos muestra y nos dice cómo eran las cosas en aquel momento, leyes, contratos, leyendas o historias religiosas son algunas muestras de este tipo de fuentes históricas.

TIPOS DE FUENTES HISTÓRICAS: PRIMARIAS Y SECUNDARIAS

Como ya hemos mencionado, no toda la información que encontramos tiene la misma validez ni podemos darle el mismo peso e importancia puesto que algunas pueden considerarse más “sólidas” que otras. A las fuentes que tengan más consistencia las consideramos primarias mientras que aquellas que aun siendo interesantes de estudiar, existen más dudas sobre su imparcialidad o su exactitud de esa época histórica, son las llamadas fuentes secundarias. Pero antes de categorizarlas, es interesante tener una lista de todos los tipos de fuentes de la historia que podemos encontrar. Estas son:

[toc]
  • Artefactos arqueológicos tales como armas, herramientas de trabajo, o decoraciones como platos, jarrones, etcétera.
  • Documentos escritos como periódicos, libros de leyes o religiosos, documentos públicos…
  • Material iconográfico como serian grabados, retratos de la época, obras de caricaturas.
  • Documentos audiovisuales (registro de una entrevista en informe, documental, cinta, etc.).

Como ves existe una gran variedad de fuentes de información sobre las cuales trabajar. Tradicionalmente las fuentes históricas escritas en documentos han sido las más fieles y las que más han permitido conocer partes del pasado que de otro modo serían completamente desconocidas para nosotros. Es desde que existe la escritura, cuando se conocen más datos sobre las costumbres de cualquier época, en los momentos anteriores a la misma, toda la información histórica está basada en teorías basadas en otras evidencias pero sin tener la garantía que resulta de tener una fuente escrita a la que tomar como referencia.

FUENTES HISTÓRICAS DE PRIMERA MANO

Llamamos fuente primaria o de primera mano en la historia a aquellos documentos y materiales que han sido creados en el mismo momento o muy próximo al mismo del evento o momento histórico que queremos estudiar. Es decir, son fuentes de información histórica que se crean al mismo tiempo que suceden los acontecimientos sobre los que queremos saber más.

Por ejemplo el contenido de un periódico local durante la segunda guerra mundial que esté bien conservado puede tomarse perfectamente como una fuente primaria de valor histórico ya que cumple con el requisito de haber estado en el mismo momento temporal que el suceso a estudiar.  Todo aquello que podamos tomarlo como un testigo directo de los acontecimientos importantes para nuestro estudio podemos considerarlo una fuente histórica primaria. Luego hay que entrar a valorar la credibilidad de la fuente pues ser de la misma época no implica que el contenido sea cierto en caso de ser un documento escrito. Hay que contrastar la información para averiguar cuál es la auténtica información que sucedió sin vincularse a ninguna de las partes implicadas. El uso de las fuentes de la historia debe ser imparcial para que tenga sentido.

A modo de resumen, cuando hablamos de la historia sus fuentes primarias son:

  • Periódicos y revistas de la época en la que sucede el evento de estudio.
  • Cartas que se escribieran en aquel momento.
  • Material audiovisual como películas de vídeo o fotografías sacadas.
  • Obras artísticas como cuadros y esculturas creadas para representar algún hecho importante de ese momento histórico.
  • Aquellos documentos creados en el momento histórico o poco después, si son documentados por alguien que ha participado tendrá gran valor, pero también puede estar documentado por un testigo que lo viera a pesar de no participar activamente. También es una fuente a tener en cuenta, aunque con más cuidado.

FUENTE HISTÓRICAS  DE SEGUNDA MANO

fuentes de historia

Existen multitud de fuentes históricas disponibles para su consulta.

Las fuentes de segunda mano son aquellas que hablan tomando como referencia las primarias. Por lo general suelen ser documentos desarrollados por historiadores buscando ampliar y documentar un acontecimiento, o comentarios de periódicos y libros que analizan o comentan lo sucedido con un carácter más personal en ocasiones, y otras desde un punto de vista más neutral y riguroso.

Lógicamente, el peso de este tipo de fuentes es mucho menor ya que no añaden contenido nuevo sino que analizan el ya existente buscando analizarlo y expresarse tomándolo como punto de referencia, lo que puede dar lugar a sesgos interpretativos que difuminen la neutralidad histórica que debe haber.

A modo de resumen, cuando hablamos de la historia sus fuentes secundarias son:

  • Aquella documentación que ha aparecido después de que pase un tiempo y no se considere algo reciente.
  • Libros y revistas que saquen artículos tomando referencias de fuentes originales creadas por participantes directos.
  • Biografías que no sean escritas directamente por su protagonista.
Tipos de fuentes de la historia en las que documentarse
4.1 (82%) 30 puntuacion[es]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *